Hoy en este post nos hacemos eco de la fuerte campaña de difusión que en estas últimas semanas ha puesto en marcha la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) de su nueva herramienta canal prioritario, para aquellos casos de violencia digital en Internet.

La proliferación de dispositivos móviles y el acceso generalizado a Internet, están propiciando la difusión, en muchas ocasiones de manera ilegítima e incontrolada, de nuestros datos personales a través de perfiles en redes sociales y otros sitios web.

En este contexto, toda persona, hombre o mujer, de cualquier edad, puede llegar a verse afectada por este tipo de situaciones.

Para evitar la difusión masiva de esta clase de contenidos, la AEPD pone a disposición de los ciudadanos un canal específico para la atención prioritaria de estos casos.

¿Pero en qué supuestos se puede acudir a este canal?

Este canal se ha habilitado para la atención de situaciones excepcionalmente delicadas, cuando los contenidos de las fotografías o vídeos tengan carácter sexual o muestren actos de agresión y se estén poniendo en alto riesgo los derechos y libertades de los afectados, especialmente si se trata de menores de edad o de víctimas de violencia por razón de género.

En este sentido, debemos tener en cuenta que, con carácter general, la actividad de los ciudadanos en las redes sociales está excluida de la aplicación de la normativa de protección de datos, siempre que se trate de actividades exclusivamente personales o domésticas.

Por ello, podrás acudir a este canal sólo en casos excepcionales en los que, por tratarse de datos especialmente sensibles, la privacidad de la persona afectada se esté poniendo en grave peligro.

¿Entonces, podremos acudir a este canal cuando la difusión se lleve a cabo a través de Whatsapp o Telegram, o por medio de correo electrónico?

Publicado en Blog

En nuestros tiempos una parte esencial del mundo de las comunicaciones son las Redes Sociales (RRSS), en las que todo se comparte. Tanto es así, que hay muchos usuarios que no son conscientes de los riesgos a los que quedan expuestos una vez que publican su información en las plataformas sociales, tales como Facebook, Instagram, etc. Uno de los riesgos de esta sobreexposición actual es el hecho de que tanto ciberdelincuentes como las propias multinacionales que se encargan de la gestión de las plataformas intenten aprovechar esos datos de carácter personal y explotarlos en beneficio propio.

Precisamente algo similar ocurrió en el año 2015 cuando un grupo de ciudadanos de la ciudad de Illinois comenzaron a cuestionar las prácticas utilizadas por Facebook. En concreto, en este caso, la red social estaba utilizando una nueva técnica de reconocimiento facial, a través de la cual se identificaba de forma automática a las personas que aparecen en las fotografías como "sugerencias para etiquetar".

¿Cómo funciona esta técnica?

En primer lugar, cuando un usuario de Facebook subía una fotografía gracias al reconocimiento facial se le indicaban las sugerencias de las personas con las que aparecía para poder etiquetarlas directamente, siempre y cuando estas fuesen amigos suyos en la red o amigos de sus amigos.

Una vez que la persona que sube la fotografía decide etiquetar a los usuarios sugeridos éstos recibían una notificación en su perfil de esa etiqueta y de la publicación en su biografía.

Hasta aquí, seguramente esta información resulte muy común dado que es una funcionalidad que todos los usuarios de Facebook conocen y puede resultar hasta “cómoda” y práctica a la hora de etiquetar a las personas con las que compartes tus momentos y fotografías.

Es en este punto donde nos preguntamos: ¿Dónde queda la privacidad de esas personas? ¿Qué normativa se encarga de regularlo?

Para una correcta respuesta, lo primero es determinar qué tipo de datos de carácter personal está tratando Facebook en el supuesto de estudio de este artículo, y tal y como hemos indicado con anterioridad al tratarse de una técnica basada en el reconocimiento facial, estamos por tanto ante un tratamiento de datos biométricos.

Establecido lo anterior, analizaremos brevemente la normativa que nos protege a nosotros junto con la aplicada en el caso concreto de estudio:

  • Normativa a nivel europeo:

El Reglamento General de Protección de Datos europeo (RGPD), define los datos biométricos de la siguiente forma (artículo 4.14):

Datos personales obtenidos a partir de un tratamiento técnico específico, relativos a las características físicas, fisiológicas o conductuales de una persona física que permitan o confirme la identificación única de dicha persona, como imágenes faciales o datos dactiloscópicos

A mayor abundamiento, el RGPD, concretamente en su artículo 9, eleva estos datos personales a la característica de “especialmente protegidos”, por lo que se si se quiere realizar el tratamiento de éstos, el responsable ha de cumplir con una de las bases jurídicas indicadas a lo largo del punto 2, que realmente se identifican como excepciones a la prohibición del tratamiento de este tipo de datos.

En el caso que nos atañe y en base a la normativa europea solamente se podría  haber aplicado la excepción del artículo 9.2.a), esto es, contar con el consentimiento explícito del interesado.

  • Normativa de Illinois:

En concreto, en el Estado de la controversia, cuentan con la Ley de Protección de Datos Biométricos (BIPA), que fue aprobada en 2008, precisamente para luchar contra la recogida y almacenamiento ilegal de información biométrica.

La ley referenciada requiere un consentimiento explícito para que las empresas recopilen marcadores biométricos de sus clientes, incluidas las huellas dactilares y los modelos de reconocimiento facial.

En base a la indicada normativa, los usuarios de Facebook y ciudadanos del Estado de Illinois presentaron una demanda colectiva alegando que la plataforma violó la BIPA cuando estaba escaneando imágenes de sus caras, sin su consentimiento, con el fin de utilizarlas para su herramienta de sugerencias para etiquetar.

Finalmente, después de una disputa judicial de casi cinco años, hace unas semanas la compañía que dirige Mark Zuckerberg informó de que se había llegado a un pacto con los demandantes. En dicho acuerdo extrajudicial se les ofrece pagarles 550 millones de dólares por haber usado sus datos biométricos sin permiso para sistemas de reconocimiento facial.

Pero ¿qué está haciendo Facebook actualmente con el reconocimiento facial?

Publicado en Blog

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se ha pronunciado el pasado mes de julio (ST TJUE 29.07.19) al respecto. En dicha resolución se ha determinado por parte de la sala que tanto el administrador de un sitio web en el que se incluya el botón “me gusta” de Facebook (o cualquier otra red), como el de la propia red social serán considerados como responsables del tratamiento.

El origen del objeto de la Sentencia surge cuando Fashion ID, empresa dedicada a la venta online de prendas de vestir, decide insertar en su propia página web el famoso botón “me gusta” de la conocida red social Facebook. Este simple hecho, y que vemos en otras muchas páginas web, implica la transmisión de datos del visitante, a dicha red, sin mediar conocimiento ni previo consentimiento por parte del usuario. Ante esta situación, la Asociación de utilidad pública de defensa de los intereses de los consumidores (Verbraucherzentrale NRW,) decidió ejercitar una acción de cesación contra Fashion ID, con el objetivo de que se dejase de realizar la transmisión de datos personales de los visitantes de su sitio web, sin previo consentimiento y sin informarles.

Antes de analizar en profundidad la resolución definiremos tanto la figura de responsable como la de encargado del tratamiento, art.4 RGPD:

  • Responsable del tratamiento: la persona física o jurídica, autoridad pública, servicio u otro organismo que, solo o junto con otros, determine los fines y medios del tratamiento.
  • Encargado del tratamiento: la persona física o jurídica, autoridad pública, servicio u otro organismo que trate datos personales por cuenta del responsable del tratamiento.

Una vez determinadas las figuras que podrían darse en este caso, nos puede surgir la siguiente pregunta: ¿por qué el TJUE considera que tanto Fashion ID como Facebook son responsables del tratamiento?

Publicado en Blog

Nuestros Servicios

lopd

Protección de Datos

ver más +
Adec. web

Web, Apps, e-commerce

ver más +
compliance

Compliance

ver más +
mantenimiento

Seguridad de la información

ver más +
formacion

Formación

ver más +
play

prodat securityperson

DPD/DPO EXTERNALIZADO PRODAT EXTERNALIZACION DE LA FIGURA DEL DELEGADO DE PROTECIÓN DE DATOS

Prodat pone a su disposición el servicio de “DPO externalizado”. Prodat DPO realiza todas las funciones de obligado cumplimiento en algunas organizaciones públicas y privadas para que puedan concentrase en su negocio , con la tranquilidad de un servicio especializado...

prodatnou

NUEVA PLATAFORMA DE GESTION DE LA PRIVACIDAD PRODAT PRIVACY COREBOS

Como evolución natural de su anterior plataforma software de privacidad , surge para cumplir con las nuevas exigencias del RGPD Europeo
Con tecnología CoreBos y adaptada a las ventajas de los servicios en la nube. Esta herramienta constituye desde hace más de una década el corazón tecnológico de Prodat...

prodat securityformation

FORMACIÓN LA MEJOR HERRAMIENTA DE CUMPLIMIENTO RGPD

La finalidad esencial de la FORMACIÓN RGPD-PRODAT es difundir entre el personal de su organización la puesta en práctica de las reglas y procedimientos necesarios para el cumplimiento de lo establecido por la legislación vigente en materia de protección de datos principalmente adaptado a su sector de actividad...

Delegación  Galicia Delegación  Asturias Delegación Cantabria Delegación Euskadi Delegación Navarra Delegación  La Rioja Delegación Aragon Delegación Cataluña Delegación  Valencia Delegación Alicante Delegación Baleares Delegación Murcia Delegación  Castilla y León Delegación  Madrid Delegación  Castilla la Mancha Delegación  Extremadura Delegación Huelva Delegación  Cádiz Delegación Sevilla Delegación Málaga Delegación de Tenerife Delegación Las Palmas Delegación Portugal