¿Quién no utiliza una App en su día a día? Hasta la persona que menos utilice su teléfono móvil inteligente hace uso al menos de una aplicación móvil para conectarse con los demás, mirar el tiempo que va a hacer en su localidad, o simplemente revisar su bandeja de correo electrónico.

Pero ¿Desde cuándo llevamos haciendo uso de las famosas Apps? Aunque parezca mentira las aplicaciones móviles llevan conviviendo con nosotros mucho más tiempo del que pensamos.
¿Recordáis el Nokia 3310? ¿Y el juego de la Snake que tanto tiempo enganchaba a sus usuarios? Pues sí, era el inicio de las aplicaciones móviles.

El término App proviene de la palabra inglesa “Application” que significa aplicación. Comenzó a utilizarse en 2007 y 2008 para hacer referencia a las aplicaciones de los móviles.
Las Apps empiezan a cobrar importancia tras el lanzamiento, por parte de Apple, del primer Iphone y de la App Store, y por parte del eterno enemigo Android, el Android Market, que hoy en día conocemos como Google Play.

Una aplicación móvil o App es un programa informático diseñado para ser ejecutado desde una interfaz móvil, es decir, en smartphones (teléfonos inteligentes), tabletas, u otros dispositivos móviles similares. Todas ellas tienen unas características especiales:

Publicado en Blog

Si una empresa de seguros quiere investigar un posible fraude de un cliente a través de un detective privado, ¿estaría dicho detective, en el proceso de su investigación, vulnerando la protección de datos del investigado en cuestión?

Es importante conocer que los detectives privados, legalmente habilitados para el tratamiento de datos personales siempre que no se empleen “medios materiales o técnicos que atenten contra el derecho al honor, la intimidad personal y familiar” (art. 5 y 48 LSP), están autorizados por la Ley de Seguridad Privada 5/2014 de 4 de abril, cuando el tratamiento se base en el interés legítimo de un tercero, esto hace que no sea obligatorio obtener el consentimiento de la persona investigada para llevar a cabo el tratamiento de sus datos. Aun así, la normativa de protección de datos que puede afectar a los investigadores privados son los siguientes:

  • Ley de Seguridad Privada, 5/2014, de 4 abril (LSP).

Por tanto ¿Cómo deben cumplir los investigadores privados con la normativa vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal (RGPD Y LOPDGDD)?

Publicado en Blog

Como consecuencia del nuevo paradigma normativo, la Agencia Española de Protección de Datos (en adelante, AEPD), ha publicado este pasado 8 de noviembre una nueva Guía sobre el uso de las cookies, con el fin de ofrecer las orientaciones oportunas para poder cumplir correctamente con la legislación en materia de protección de datos, a raíz de la plena aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (en adelante, RGPD), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos y garantía de los derechos digitales, así como con el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI).

El apartado segundo del artículo 22 de la LSSI establece que se debe facilitar a los usuarios información clara y completa sobre la utilización de los dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos y, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos.

La información sobre las cookies facilitada en el momento de solicitar el consentimiento debe ser suficientemente completa para permitir a los usuarios entender sus finalidades y el uso que se les dará.

Esta primera información se facilitará antes del uso de las cookies, incluida, en su caso, su instalación, a través de un formato que sea visible para el usuario y que deberá mantenerse hasta que el usuario realice la acción requerida para la obtención del consentimiento o su rechazo.

Uno de los mecanismos de información es acudir a la información por niveles o capas de forma que se muestre la información esencial en una primera capa, cuando se accede a la página o aplicación, y completarla en una segunda capa mediante una página en la que se ofrezca información más detallada y específica sobre las cookies.

Es importante señalar las MODALIDADES PARA LA OBTENCIÓN DEL CONSENTIMIENTO PARA EL USO DE LAS COOKIES que recoge la Guía, a fin de determinar aquellos métodos más apropiados para cumplir con la normativa, y que serían los siguientes:

  • Cuando se solicite el alta en un servicio, siempre y cuando el consentimiento se encuentre de manera separada y no se encuentre junto con el resto de las cláusulas legales de la web.
  • Durante el proceso de configuración del funcionamiento de la web o aplicación.
  • A través de plataformas de gestión del consentimiento, siempre y cuando éstas cumplan los requisitos y garantías necesarias, tales como:
    1. Informar previamente al usuario de una manera clara, cumpliendo así con los requisitos de transparencia.
    2. Obtener el consentimiento válido de los usuarios, mediante una clara acción afirmativa por parte de éstos.
    3. Respetar la solicitud del usuario en cuanto al consentimiento, así como proporcionarles los mecanismos necesarios y atender a su derecho de revocación del consentimiento.
  • Antes de proceder a la descarga de un servicio o aplicación en la web, salvo en el supuesto de que una web ofrezca contenidos audiovisuales, al entenderse que, en tal supuesto, el propio usuario ha sido quien ha solicitado expresamente el servicio, supuesto en el cual no sería necesario requerirle su consentimiento.
  • A través de la información en dos capas, debiendo incluirse en la primera capa la petición del consentimiento para el uso de las cookies.

Este mecanismo de información por capas es uno de los métodos más habituales empleados parte de los prestadores de servicios de la sociedad de la información a la hora de solicitar el consentimiento a los usuarios para la aceptación de las cookies, así como para informar acerca de la información básica (recogida en la primera capa) y la información adicional requerida (recogida en la segunda capa).

¿Qué deberá contener la primera capa?

Publicado en Blog

En las últimas semanas, las Cookies han sido un tema de tendencia a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en el Asunto C-673/17 Bundesverband der Verbraucherzentralen und Verbraucherverbände — Verbraucherzentrale Bundesverband Ev Y Planet49 GmbH. En este asunto, la sociedad alemana Planet 49, en el marco de juegos con fines promocionales organizados en línea, procedió a la configuración de una casilla marcada por defecto con la que los internautas que deseaban participar en dicho juego expresaban su consentimiento para la colocación de cookies, con el fin de recabar información con fines publicitarios para los productos de las empresas colaboradoras de Planet49.

En esta resolución, el TJUE declara que el consentimiento que el usuario de un sitio de Internet debe dar para la instalación de cookies en su equipo y la consulta de éstas no se presta de manera válida mediante una casilla marcada por defecto, requiriendo la intervención del interesado para evitar esta aceptación.

También subraya que el consentimiento debe ser específico, de modo que el hecho de que un usuario active el botón de participación en el juego organizado por Planet49 con fines promocionales, no basta para considerar que este ha dado de manera válida su consentimiento para la instalación de cookies.

Es cierto que esta sentencia ha gozado de mucha difusión y se ha presentado como una resolución muy novedosa, tal vez porque el TJUE ha entrado de lleno en uno de los aspectos más polémicos que afecta de manera directa a los usuarios cuando hacen uso de la navegación online. Sin embargo, al fin y al cabo el Tribunal ha aplicado el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD), y en concreto ha tenido en cuenta los requisitos que la norma europea establece para recabar de forma válida el consentimiento de los interesados (art. 8 y Considerando 32).

Asimismo, el Grupo de Trabajo del artículo 29 (GT29), configurado actualmente como Comité Europeo de Protección de Datos, en sus Directrices sobre el consentimiento conforme a RGPD (puedes ver un artículo sobre su análisis aquí), ya dejaba claro que no son válidas las construcciones de exclusión voluntaria (opt-out boxes). Es decir, que requieren una intervención del interesado para evitar el tratamiento.

De igual modo, manifestaba que deben evitarse prácticas tales como incorporar casillas pre-marcadas en los procedimientos de gestión del consentimiento, pues el RGPD exige que el consentimiento debe otorgarse mediante una clara acción afirmativa que refleje una manifestación de voluntad libre, específica, informada, e inequívoca del interesado.

Y si esta Sentencia del TJUE se convertía en noticia en los medios de comunicación hace unas semanas, estos días hemos podido ver las redes sociales inundadas con publicaciones acerca de la resolución de la AEPD en el Procedimiento Nº: PS/00300/2019 sancionando a la conocida aerolínea Vueling, por no recabar el consentimiento de los usuarios de manera correcta para la instalación de cookies en su página web.  

¿En qué fundamenta la AEPD su decisión?

Publicado en Blog

WhatsApp es una plataforma de mensajería privada que fue originalmente diseñada como una herramienta de uso personal para que las personas enviaran mensajes a sus familiares y seres queridos.

Hoy en día, son muchas las empresas que utilizan WhatsApp como herramienta empresarial en su día a día para ponerse en contacto con sus clientes, en el mantenimiento de las relaciones contractuales existentes.

Recientemente, la Agencia Española de Protección de Datos (en adelante AEPD), ha archivado las actuaciones en el procedimiento E/01824/2019, en una reclamación presentada contra VODAFONE, por intentar comunicarse con un usuario a través de WhatsApp, procedimiento que no tiene autorizado expresamente.

Pues bien, el artículo 6.1.b) del Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (en adelante RGPD), dispone que el tratamiento es lícito cuando es necesario para la ejecución de un contrato en el que el interesado es parte, o para la aplicación a petición de este de medidas precontractuales. Es por lo que, en este supuesto, el dato del número de teléfono se utiliza dentro de la relación contractual. Dado que en el presente supuesto la actuación de la entidad reclamada se encuadra en el apartado b) del citado artículo, la AEPD resuelve que no existe vulneración en materia de protección de datos.

Si bien es cierto que en esta Resolución la AEPD concluye que es lícito el uso del dato del teléfono para ponernos en contacto con nuestros clientes vía WhatsApp, amparado en la existencia de una relación contractual, en lo que a comunicaciones comerciales por medios electrónicos se refiere, debemos acudir a lo dispuesto en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (en adelante LSSI) que establece como regla general, la obligación de recabar el consentimiento de forma previa, expresa e informada acerca del tipo de tratamiento de datos y su finalidad, con advertencia sobre el derecho a denegar o retirar el consentimiento.

En este sentido conviene recordar al respecto, un informe jurídico de la AEPD en cuanto al envío de comunicaciones comerciales vía electrónica se refiere:

La remisión de comunicaciones comerciales por medios electrónicos se encuentra regulada por el artículo 21 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, cuyo apartado 1 dispone claramente que:

“Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas”.

No obstante, se permite el envío de comunicaciones comerciales a aquellos usuarios con los que exista una relación contractual previa, en cuyo caso la entidad podrá enviar publicidad sobre productos o servicios similares a los contratados por el cliente.

En todo caso, la entidad deberá ofrecer al destinatario la posibilidad de oponerse al tratamiento de sus datos con fines promocionales, tanto en el momento de recogida de los datos como en cada una de las comunicaciones comerciales que le dirija.

La Ley obliga, además, a las entidades a habilitar procedimientos sencillos y gratuitos para que los destinatarios puedan revocar el consentimiento que hubieran prestado, así como a facilitar información accesible por vía telemática sobre dichos procedimientos.

De este modo, el citado artículo 21 LSSI opera como límite, al que habrá de estarse en todo caso, cuando las acciones de mercadotecnia o publicidad se lleven a cabo a través de medios electrónicos, al establecerse para estos supuestos la regla general del consentimiento expreso del interesado para su realización, a menos que dichas acciones se refieran a “productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente”.

A estos efectos, señala el informe anteriormente citado, que la Ley 34/2002 constituye una norma especial en relación con estas actividades, por lo que no podría acudirse para resolver la cuestión planteada en este punto a las previsiones del reglamento general de protección de datos, sino que habrá de tenerse en cuenta lo dispuesto en esta norma especial cuando las comunicaciones se lleven a cabo a través de medios electrónicos.

Por tanto, el régimen aplicable a las comunicaciones comerciales por medios electrónicos, en cuanto normativa específica, prevalece frente al régimen general del Reglamento de protección de datos, sin que la aprobación del mismo implique obligaciones adicionales, y sin perjuicio de que deba de procederse a la revisión de la Directiva 2002/58/CE para garantizar su coherencia con el RGPD.

Estas reglas son también aplicables al envío de mensajes publicitarios por otros medios de comunicación electrónica individual equivalente, como el servicio de mensajería de la telefonía móvil (WhatsApp).

¿Pero, como afecta a esta cuestión el reciente anuncio de la plataforma de mensajería?

Publicado en Blog

¿Cuántas veces has recibido comunicaciones comerciales a través del correo electrónico o incluso en tu smartphone, de entidades que en ocasiones apenas conoces? Seguro que tantas, que resulta imposible contarlas, y mucho más recordarlas.

Lo cierto es, que estamos acostumbrados a aceptar términos y condiciones de contratación, o Políticas de Privacidad cuando realizamos la instalación de Apps en nuestros dispositivos móviles, compramos entradas para un evento, o incluso cuando queremos disfrutar de algún cupón de descuento.

Sin embargo, no siempre somos conscientes de los términos o cláusulas que hemos aceptado, y de cómo nuestros datos se pueden ver comprometidos debido a ello. En consecuencia, con gran frecuencia otorgamos nuestro consentimiento sin pensarlo un instante, accediendo entre otras cuestiones, a recibir comunicaciones comerciales, todo esto prácticamente sin darnos cuenta.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Como ya sabemos, y hemos contado en otras ocasiones en este Blog (por ejemplo aquí, aquí, o aquí), es la Ley 34/2002, de 12 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (en adelante LSSI), la norma que establece los términos que rigen el envío de informaciones comerciales a través de cualquier medio de comunicación electrónico.

De conformidad con el artículo 21 de la LSSI, con carácter general se encuentra prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente, que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.

Asimismo, también existe la posibilidad de realizar envíos de comunicaciones publicitarias cuando exista una relación contractual previa, siempre que, el prestador obtenga de forma lícita nuestros datos de contacto y los emplee para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación.

En consecuencia, debemos saber que podremos recibir comunicaciones publicitarias en nuestro email o en nuestro móvil de manera lícita no solamente cuando hayamos otorgado nuestro consentimiento, sino también cuando la información que nos hagan llegar sea similar al producto o servicio que inicialmente hemos contratado.

En todo caso, no podemos olvidarnos de que el prestador de servicios deberá establecer, en cada envío publicitario, un mecanismo válido para que podamos oponernos al tratamiento de nuestros datos con los fines mencionados, mediante un procedimiento sencillo y gratuito.

Además, es necesario que tengamos presente que, solamente cuando hayamos ejercitado nuestro derecho de oposición y consideremos que este no ha sido atendido correctamente por el responsable del tratamiento prestador del servicio, podremos reclamar la tutela de nuestros derechos ante la AEPD.

¿Quiere esto decir que si nos damos de baja en la recepción de algún envío publicitario, dejaremos en todo caso de recibir esas comunicaciones?

Publicado en Blog

Actualmente, detrás de la mayoría de los servicios web en los cuales se nos presta un servicio totalmente gratuito, nos encontramos con que, a cambio de esto, en la mayoría de los casos se rentabiliza la información de los usuarios, recogida a través de servicios de marketing, los cuales dirigen campañas de publicidad personalizadas por quien desea publicitar un producto o servicio.

Por lo tanto, además de identificar al usuario y realizar un seguimiento y recopilación de sus datos, se le perfila con la finalidad de poder maximizar la eficacia de la publicidad que se nos ofrece.

Una de las técnicas de seguimiento, ya conocida por todos, son las cookies, las cuales como ya sabemos, se trata de archivos creados por un sitio web, que contienen pequeñas cantidades de datos y que se envían entre un emisor y un receptor. A este respecto referenciamos una serie de artículos de nuestro blog que pudieran ser de interés, para conocer más sobre el tema pincha en los siguientes aquí y aquí. Sin embargo, nos encontramos ante un mercado muy dinámico, por lo que los diversos agentes implicados en el mercado de internet no cesan en la investigación de nuevas formas de recopilación y explotación de datos de los usuarios.

¿Cuáles son estas nuevas técnicas de seguimiento? En concreto en este artículo nos centraremos en el análisis de la técnica del fingerprinting.

El fingerprinting o la huella digital del dispositivo es una recopilación sistemática de información sobre un determinado dispositivo remoto con el objetivo de identificarlo, singularizarlo y, de esa forma, poder hacer un seguimiento de la actividad del usuario con el propósito de perfilarlo.

Es decir, la huella digital del dispositivo es un conjunto de datos extraídos del terminal del usuario que permiten individualizar de forma unívoca dicho terminal.

Cabe añadir, que las técnicas de identificación mediante huella digital del dispositivo se llegan a describir como “cookieless monster”. Esto es así, dado que no es necesario instalar ningún tipo de cookie en el dispositivo para recoger toda la información del usuario, y si esto sucede de forma totalmente transparente al usuario, éste no puede tomar medidas para evitarlo.

En relación con la obligación de información, que encontramos regulada en el art.22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (en adelante, LSSI), es habitual encontrar en los sitios web y aplicaciones cláusulas de privacidad específicas, que permiten al usuario dar su consentimiento para el uso de cookies. Sin embargo, no es tan común en la actualidad encontrar información para el usuario sobre el uso de técnicas basadas en la huella digital para el perfilado del usuario.

Atendiendo a esta información, existen numerosas propiedades que se pueden recopilar de un dispositivo a través del navegador web y que permiten recoger información suficiente para que, en determinadas situaciones, se pueda identificar unívocamente al terminal, como hemos mencionado antes.

Algunas de las características del terminal que se pueden recoger mediante el navegador web y que pueden contribuir a la obtención de una huella digital de un dispositivo como son, por ejemplo:

 -El tipo, versión y configuración personal del navegador.
 - Información sobre las aplicaciones instaladas.
 -Idioma.
 -Zona horaria.
 -Dirección IP.

En base a esto, la Agencia Española de Protección de Datos (en adelante, AEPD) ha redactado un estudio sobre este tema, si quieres visualizarlo integro pincha aquí , en el cual nos habla en uno de sus puntos del nivel de identificación que puede alcanzar esta técnica, en el cual hace referencia a lo siguiente:

Publicado en Blog

El 22 de marzo del 2017, la Agencia Española de Protección de Datos (en adelante, AEPD), dicta Resolución R/00596/2017, mediante la cual sanciona a la Asociación de Técnicos de Informática (en adelante ATI) por incumplimiento de los preceptos contenidos en la ya derogada Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), así como en la Ley de Servicios de Sociedad de la Información y comercio electrónico (LSSI), cuya cuantía asciende a un total de 50.000€.

En el presente artículo vamos a realizar un breve análisis de la Sentencia de la Audiencia Nacional, de 30 de noviembre de 2018, la cual procede a desestimar el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la Asociación, confirmando así la resolución dictada por la AEPD en todos sus efectos.

Los hechos por los cuales la AEPD sanciona a ATI, son, en primer lugar, incumplimiento del artículo 33 de la LOPD, al haber estado realizando la Asociación transferencias internacionales de datos sin mediar la autorización necesaria del Director de la AEPD a tales efectosdurante los meses de octubre del año 2015 y marzo del 2016 a la empresa The Rocket Science Group  (TRS), entidad que se encuentra en los EEUU, y que presta el servicio de gestión de envíos de correos electrónicos MailChimp.

Una de las cuestiones que la Asociación plantea ante el Tribunal, solicitando que se interponga reenvío prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la UE, y que nos parece interesante resaltar, es el hecho de considerar o no el correo electrónico de contacto de una asociación de profesionales como un dato de carácter personal. A este respecto debemos acudir a la propia definición del concepto de dato de carácter personal, que se encontraba recogido en el art. 3 a) de la ya derogada LOPD 15/1999, y que actualmente dispone el artículo 4 1) del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) como “toda información concerniente a una persona física identificada o identificable”.

Publicado en Blog

En estos momentos especiales suele ser típico que las empresas y/o profesionales realicemos envíos de felicitaciones navideñas, las cuales nos ayudan a dar una imagen mucho más humana y cercana para con clientes.
Sin embargo, no debemos olvidar que la dirección de correo electrónico es un dato de carácter personal, que se encuentra protegido por la siguiente normativa:

-Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD).

-La reciente Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales, LO 3/2018 (LOPD).

-Así como la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y comercio electrónico (LSSI), la cual tiene por objeto la regulación del régimen jurídico de los servicios de la sociedad de la información y de la contratación por vía electrónica, objeto que podemos encontrar reflejado en su propio artículo 1, a lo que debemos dejar claro que las comunicaciones comerciales por correo electrónico son un servicio de la sociedad de la información.

La LSSI prohíbe las comunicaciones comerciales no solicitadas o expresamente autorizadas, par-tiendo de un concepto de comunicación comercial que se califica como servicio de la sociedad de la información y que se define en su Anexo de la siguiente manera:
1. f) "Comunicación comercial: toda forma de comunicación dirigida a la promoción, direc-ta o indirecta, de la imagen o de los bienes o servicios de una empresa, organización o persona que realice una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional."


De aquí podemos deducir que el envío por parte de una empresa o profesional de una felicitación navideña no podría escapar de esta definición, puesto que se considera como un evidente acto de promoción de la imagen. Pero pasemos a desarrollarlo:
En primer lugar, aclararemos por qué el correo electrónico se considera como un dato de carácter personal, esto es así dado que en la mayoría de los casos el correo electrónico tiene información acerca de su titular, o permite proceder a la identificación de este.


Por lo tanto, una vez que tenemos conocimiento de esto, deberemos estar muy atentos y contar con la solicitud previa o el consentimiento expreso del destinatario (artículo 21.1 LSSI):
1. Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo elec-trónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.”
Debemos de aplicar esto, a pesar de que resulte algo muy tentador y a la vez muy cómodo a la hora de enviar, ya que su coste es muy bajo y además con solo un “clic” estaremos enviando a toda nuestra lista de contactos.


Debemos de tener siempre en mente que sólo podremos utilizar el correo electrónico como medio para el envío de felicitaciones de Navidad a aquellos usuarios de los que dispon-gamos de un previo consentimiento para la recepción de comunicaciones comerciales.

Un punto para destacar de la LSSI en este ámbito es el siguiente:

Publicado en Blog

Actualmente internet nos permite encontrar y conocer a la mayoría de las empresas o entidades, que hacen de su página web su primera pantalla de presentación, y en la que es fundamental proporcionar una información, clara, precisa y sencilla que reforzará la imagen de la empresa ante los potenciales clientes.

Pero, ¿qué textos legales ha de incluir una página web?

En gran cantidad de portales web podemos ver, habitualmente anclados en su parte inferior, un Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Si bien es cierto que acostumbramos a ver estos tres textos juntos, es importante saber que la adecuación legal de una página web deriva por una parte de la normativa aplicable en materia de protección de datos, y por otra parte de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (en adelante LSSI).

Normativa en materia de protección de datos.

Respecto de esta materia, es necesario centrar nuestra atención en la obligación de informar a los interesados cuando se recaben sus datos de carácter personal.

Ya la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante LOPD), establecía en su artículo 5 las obligaciones respecto de la información que se ha de facilitar a los interesados en el momento en que se soliciten sus datos:

 La existencia del fichero o tratamiento, su finalidad y destinatarios.
 El carácter obligatorio o no de la respuesta, así como de sus consecuencias.
 La posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.
 La identidad y datos de contacto del responsable del tratamiento.

Sin embargo, ya ha sido objeto de análisis en este Blog (ver aquí), que el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos (en adelante RGPD), añade requisitos adicionales en cuanto a la necesidad de informar a las personas interesadas, incorporando, en líneas generales, los siguientes detalles:

 Los datos de contacto del Delegado de Protección de Datos, en su caso.
 La base jurídica o legitimación para el tratamiento.
 El plazo o los criterios de conservación de la información.
 La existencia de decisiones automatizadas o elaboración de perfiles.
 La previsión de transferencias a Terceros Países.
 El derecho a presentar una reclamación ante las Autoridades de Control.

Ahora bien, ¿cómo se puede facilitar toda esta información al interesado?

Publicado en Blog
Página 1 de 3

Nuestros Servicios

lopd

Protección de Datos

ver más +
Adec. web

Web, Apps, e-commerce

ver más +
compliance

Compliance

ver más +
mantenimiento

Seguridad de la información

ver más +
formacion

Formación

ver más +
play

prodat securityperson

DPD/DPO EXTERNALIZADO PRODAT EXTERNALIZACION DE LA FIGURA DEL DELEGADO DE PROTECIÓN DE DATOS

Prodat pone a su disposición el servicio de “DPO externalizado”. Prodat DPO realiza todas las funciones de obligado cumplimiento en algunas organizaciones públicas y privadas para que puedan concentrase en su negocio , con la tranquilidad de un servicio especializado...

prodatnou

NUEVA PLATAFORMA DE GESTION DE LA PRIVACIDAD PRODAT PRIVACY COREBOS

Como evolución natural de su anterior plataforma software de privacidad , surge para cumplir con las nuevas exigencias del RGPD Europeo
Con tecnología CoreBos y adaptada a las ventajas de los servicios en la nube. Esta herramienta constituye desde hace más de una década el corazón tecnológico de Prodat...

prodat securityformation

FORMACIÓN LA MEJOR HERRAMIENTA DE CUMPLIMIENTO RGPD

La finalidad esencial de la FORMACIÓN RGPD-PRODAT es difundir entre el personal de su organización la puesta en práctica de las reglas y procedimientos necesarios para el cumplimiento de lo establecido por la legislación vigente en materia de protección de datos principalmente adaptado a su sector de actividad...

Delegación  Galicia Delegación  Asturias Delegación Cantabria Delegación Euskadi Delegación Navarra Delegación  La Rioja Delegación Aragon Delegación Cataluña Delegación  Valencia Delegación Alicante Delegación Baleares Delegación Murcia Delegación  Castilla y León Delegación  Madrid Delegación  Castilla la Mancha Delegación  Extremadura Delegación Huelva Delegación  Cádiz Delegación Sevilla Delegación Málaga Delegación de Tenerife Delegación Las Palmas Delegación Portugal