Capítulo IV: Medidas de seguridad y teletrabajo

Publicado en Blog
by
Viernes, 27 Marzo 2020
Visto 46 veces

Cada vez son más las empresas en nuestro país que están empezando a implantar el sistema de teletrabajo, consistente en dotar al empleado de la posibilidad de trabajar en su domicilio o en el lugar elegido libremente por éste, sin la necesidad de acudir de manera presencial al centro de trabajo en la empresa.

Los beneficios que este modo de trabajo puede llegar a proporcionar tanto al empleador como a la propia empresa son numerosos, dotando, por una parte, al trabajador de una mayor flexibilidad de horario, así como permitirle una mejor conciliación de la vida profesional y familiar, y, por otra parte, la empresa podrá ver reducidos sus costes en infraestructuras e instalaciones, así como un mayor acceso a la colaboración con profesionales altamente cualificados que no pudieran aceptar el trabajar diariamente en una oficina.

Si bien es cierto que el sistema de teletrabajo todavía no se encuentra instaurado de manera generalizada en nuestro país, desde el último trimestre del pasado año 2019, las cifras se han visto incrementadas respecto a las de años anteriores, llegando a alcanzar el número de personas ocupadas que realizan teletrabajo un total de 1’5 millones, lo que equivale a un 7’9% de la población total ocupada, según nos indica el informe de “The Adecco Group Institute”

El marco normativo regulador del teletrabajo en nuestro país lo encontramos en el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores, que recoge las siguientes cuestiones:

  • Define el concepto de teletrabajo, indicando que el acuerdo por el que se establezca el mismo deberá formalizarse por escrito.
  • Iguala los derechos de los trabajadores a distancia con los trabajadores que realicen su trabajado en el centro de trabajo de la empresa, salvo excepciones.
  • Determina la obligación del empleador a establecer los medios necesarios para que los trabajadores tengan asegurado el acceso a la formación profesional para el desarrollo efectivo del empleo, con el fin de favorecer su promoción profesional.
  • Indica los derechos de los trabajadores a distancia a una adecuada protección en materia de seguridad, en base a lo establecido en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y su normativa de desarrollo.

También nos parece importante señalar lo establecido en la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral en relación con el teletrabajo, que, si bien no procede a establecer ningún tipo de regulación, sí considera importante darle cabida, con el fin de promover nuevas formas de desarrollar la actividad laboral. Además, entiende que el teletrabajo esuna particular forma de organización del trabajo que encaja perfectamente en el modelo productivo y económico que se persigue, al favorecer la flexibilidad de las empresas en la organización del trabajo, incrementar las oportunidades de empleo y optimizar la relación entre tiempo de trabajo y vida personal y familiar.”

A raíz del estado de alarma ocasionado por la crisis sanitaria en la que nos encontramos actualmente, el Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 también entra a regular en su artículo 5 el trabajo a distancia o teletrabajo, indicando, en primer lugar, su carácter preferente. El mencionado artículo señala una serie de cuestiones que consideramos relevantes destacar:

Dispositivos IoT: limitaciones en el ejercicio de derechos

Publicado en Blog
by
Martes, 24 Marzo 2020
Visto 118 veces

La sociedad en la que vivimos posee un marcado carácter tecnológico, y por consiguiente los avances en las nuevas tecnologías son habituales protagonistas en los paneles de actualidad.

Es en este contexto de transformación digital en el que aparecen los dispositivos IoT, siglas con las que se hace referencia al “Internet of Things”, un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos comunes a través de internet y cuya irrupción en la sociedad supone, por su naturaleza, un cambio de enfoque a la hora entender nuestro entorno. Durante este 2020, se esperan alrededor de 20.400 millones de dispositivos conectados, y se prevé que, en los próximos años, en la mayoría de los países, más de la mitad de la población activa tendrá una ocupación que de una forma u otra dependerá de la informática.

Todo ello constituye un arma de doble filo, pues si bien trae consigo mejoras en la eficiencia, así como un incremento en la participación de las personas, a su vez supone un reto: el de afrontar las nuevas amenazas, especialmente aquellas con incidencia sobre la privacidad de las personas.

Los dispositivos IoT funcionan como canal de entrada y salida de datos empleados para definir comportamientos y usuarios tipo, lo cual pone de manifiesto que la parte del IoT relativa a las tecnologías de identificación es la que parece elevar al máximo exponente los riesgos para la privacidad de los usuarios, pues permite que a través de la conexión entre dispositivos se cree una única identidad de usuario, un único perfil personalizado elaborado en base al comportamiento del usuario y las deducciones que de ese comportamiento los dispositivos inteligentes vinculados entre sí puedan extraer.

Son herramientas inteligentes que hacen posible que las empresas que tienen acceso a los datos recabados por los IoT vinculados a un perfil de usuario, puedan utilizarlos para fines distintos para los que inicialmente fueron recabados, encontrándose el interesado en una situación de vulnerabilidad y desconocimiento absoluta en relación al alcance del tratamiento. Es por esto que, de acuerdo con el RGPD, como normativa vigente y aplicable en la materia, la seguridad de la información y la privacidad de los usuarios debería ser una de las principales preocupaciones de cualquier proyecto IoT.

Por desgracia, el aumento en la seguridad en el marco de desarrollo de cualquier proyecto es directamente proporcional al incremento en costes y complejidad, por lo que si bien es cierto que, con la norma en la mano, el funcionamiento adecuado y regulado de los dispositivos IoT pasaría por un sistema con la capacidad de gestión suficiente para llevar a cabo un buen uso de la información, siendo capaz de recoger solamente aquella que resulte necesaria para la finalidad establecida, almacenarla de forma segura y hacer un análisis de la misma, no siempre es así.

El enfoque de la normativa se encuentra claramente direccionado hacia la idea de “la soberanía del usuario sobre sus datos”, esto es, la máxima de control del interesado (que en este caso es el usuario del dispositivo) sobre sus datos de carácter personal; sin embargo, y teniendo en cuenta todo lo anterior, ¿sabemos todo lo necesario sobre el uso que se hace de nuestros datos cuando utilizamos este tipo de dispositivos?

Página 1 de 158

Nuestros Servicios

lopd

Protección de Datos

ver más +
Adec. web

Web, Apps, e-commerce

ver más +
compliance

Compliance

ver más +
mantenimiento

Seguridad de la información

ver más +
formacion

Formación

ver más +
play

prodat securityperson

DPD/DPO EXTERNALIZADO PRODAT EXTERNALIZACION DE LA FIGURA DEL DELEGADO DE PROTECIÓN DE DATOS

Prodat pone a su disposición el servicio de “DPO externalizado”. Prodat DPO realiza todas las funciones de obligado cumplimiento en algunas organizaciones públicas y privadas para que puedan concentrase en su negocio , con la tranquilidad de un servicio especializado...

prodatnou

NUEVA PLATAFORMA DE GESTION DE LA PRIVACIDAD PRODAT PRIVACY COREBOS

Como evolución natural de su anterior plataforma software de privacidad , surge para cumplir con las nuevas exigencias del RGPD Europeo
Con tecnología CoreBos y adaptada a las ventajas de los servicios en la nube. Esta herramienta constituye desde hace más de una década el corazón tecnológico de Prodat...

prodat securityformation

FORMACIÓN LA MEJOR HERRAMIENTA DE CUMPLIMIENTO RGPD

La finalidad esencial de la FORMACIÓN RGPD-PRODAT es difundir entre el personal de su organización la puesta en práctica de las reglas y procedimientos necesarios para el cumplimiento de lo establecido por la legislación vigente en materia de protección de datos principalmente adaptado a su sector de actividad...

Delegación  Galicia Delegación  Asturias Delegación Cantabria Delegación Euskadi Delegación Navarra Delegación  La Rioja Delegación Aragon Delegación Cataluña Delegación  Valencia Delegación Alicante Delegación Baleares Delegación Murcia Delegación  Castilla y León Delegación  Madrid Delegación  Castilla la Mancha Delegación  Extremadura Delegación Huelva Delegación  Cádiz Delegación Sevilla Delegación Málaga Delegación de Tenerife Delegación Las Palmas Delegación Portugal